Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
ESPACES D'AUTEURS
Ces auteurs ont bien
voulu animer des
espaces plus proches de
leurs préoccupations
que le sommaire de la
RAL,M toujours un peu
généraliste.
Dar latidos el perro
Navigation
[E-mail]
 Article publié le 1er octobre 2015.

oOo

 Tengo en las manos una brújula, y en su esfera dibujados los Siete Pecados capitales de Hieronymus Bosch.
 Estoy con mi chica. Ella tiene una estampita con dibujos alegóricos de los Siete Pecados capitales representados por animales en la dirección de las agujas del reloj. Veamos : la Avaricia es un sapo ; la Envidia, una serpiente ; la Ira, el león ; la Pereza, el caracol ; la Gula, el cerdo ; la Lujuria, el macho cabrío ; el Orgullo, el pavo real.
 Nos gusta venir y sentarnos, como ahora, frente a la iglesia parroquial de Santa Eulalia, en Paredes de Nava, Palencia, cual un navío inservible que se echa a pique en un puerto para quebrantar la marejada ; jugar con la estampita y la brújula a casar las personas que pasan con los animales, haciendo juicio e ideas, adivinando su parecido, guiados por la aguja magnética, que gira libremente, intentando hacer la puntería, determinando su aspecto asemejante, según las facciones del rostro o disposición del cuerpo.

- Veamos quien pasa, le digo yo a mi chica.

- Mira, dice ella, ese Juan se parece a un sapo ; esa putuela que va con él a una serpiente serrana.
 Hace una pausa, y sigue :

- Ya sabes el dicho que se escucha en todas las serranías : "si vas al monte y te encuentras con una serpiente y una serrana, mata a la serrana, pues ella lleva más veneno que la serpiente".
 Ja, ja, reímos los dos al unísono.

- Mira a Pedro, le digo. Es igual que un cerdo. Es el más feo del cuento de Los Tres Cerditos. Su lujuria, dicen las mujeres del pueblo, traspasa tapias y corrales. Además, tiene mucho parecido con Juan, pues es tan avaro o más que él. Le llaman "Putolé" por las muchas putas que ha gozado.

- Ahora te toca a ti, le digo a mi chica.
 Ella calla. La miro y la veo viciosamente afectada. No sé cómo vengo con ella, pues no me gusta nada. Tiene el pecho más liso que una tabla de planchar. Cuando hago sexo con ella, pongo los pies en la pared. La aprecio porque es maestra y me sirve de apoyo, más bien, como diría un amigo de ambos de "apolla".
 La pureza con que habla la delata. Ella me dice muchas veces :

- Te quiero de puro tonto.

- "Parecéis una pareja de rigodón, cierto baile de figuras y su sonada", nos dijo cierto día un rifador, que rifa ciertas cosas en el rastro madrileño, amigo sólo mío.
 Ella me parecía un pavo real con cabeza de sapo. Su ilustrada ignorancia de maestra corría pareja con su osadía. Después de segado su pan en verde, volvía a retoñar. (Recuerdo, ahora, aquella canción, que creo de Los Chichos, que decía "el cristal cuando se empaña se limpia y vuelve a brillar, ni más ni menos, ni más ni menos".

- Mira, mira, me requirió ella. Por ahí pasan para ir a misa las condesas y duquesasde pacotilla : la que hila, la que devana y la que corta el hilo.
 Pasiflóreas paseaban las jóvenes de arriba abajo, oyéndolas parparear como grita el pato. Unos chicos, vestidos todos de pardo, quizás de algún colegio bipolar, iban detrás de ellas haciendo sonar una piel de tambor, un timbal, una pandereta y una zambomba.
 Vimos salir corriendo de la iglesia a un desaliñado con las caídas de la camisa colgando que llevaba en sus manos las enagüillas que ponen a la imagen de cristo crucificado. Iba diciendo en voz alta :

- Haré paños de que cortar ; no es mal sastre el que conoce el paño, y si es ateo, nada mejor.
 Nadie se dio cuenta dentro de la iglesia. Fuera, quitando nosotros dos, tampoco.
 Terminada la misa, el cura salió papalmente cual papahostias o papahuevos, especie de gigantón, pues es muy alto, moviendo los brazos al andar como aletea el gallo cuando se pone a cantar.
 Cansados como estábamos, haciéndole yo el paripé a ella, le dije a mi chica con segundas :

- Ya es tiempo de parir el ganado. Me has de dar tu atributo en señal de sumisión y vasallaje.

- No me salgas con paridas, contestó. Hace tiempo que parí.

- Salga la parida y córrame yo, que el pie de la poesía griega y latina de una sílabalarga entre al trapo de tus cuatro sílabas, dos breves y dos largas, y como el parergon, mi pene le sirva de ornato.
 Su carnosidad a los pies del Monte de Venus me pareció a cierta ave trepadora y parladora de países tropicales, especie de cometa con pelillos, pandero o barrilete.
 Con ninguna profusión de palabras y sin entender yo lo que decía, le oía repetir un "Ay, ay, ay", dándole latidos el corazón y las arterias en sus movimientos naturales de contracción y dilatación.
 Le supliqué me sacara la lengua, que yo quería pillarla al estilo de Evagrius, el pope Gregory, Dante y Thomas Aquinus ; y ponerle un beso y otro beso.
 Me la sacó, y yo empecé a dejarle besoscon la punta de mi lengua en el surco medio de la de ella, en las papilas fungiformes y caliciformes de la V lingual, en la V del vértice lingual, en la base de su lengua, tocándole la úvula cual badajillo, también..
 Al terminar, ella exclamó :

- Sí, es verdad. Más vale flaco en el mato, que gordo en el papo del gato.
 No sé por qué lo diría. Ni me importa. Esto sí. Cuando le vi su coño, me pareció una paporreta.
 Callamos y escuchamos. A lo lejos, daba latidos un perro. Ladraba.

Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
2004/2018 Revue d'art et de littérature, musique

publiée par Le chasseur abstrait éditeur - 12, rue du docteur Sérié - 09270 Mazères - France

sarl unipersonnelle au capital de 2000 euros - 494926371 RCS FOIX

Direction: Patrick CINTAS

Copyrights: - Le site: © Patrick CINTAS (webmaster). - Textes, images, musiques: © Les auteurs ou © Le chasseur abstrait (eurl). - Logiciel: © SPIP.


- Dépôt légal: ISSN 2274-0457 -